Nos llegan noticias tristes desde Bambari, República Centroafricana.

República Centroafricana es uno de los países más vulnerables del mundo, que sufre una crisis de extrema pobreza, ligada a conflictos armados sucesivos.

La violencia, ha hecho que muchas organizaciones humanitarias hayan abandonado el país. El Servicio Jesuita a Refugiados es una de las pocas organizaciones que han seguido presentes, pero lamentablemente, hace unas semanas sus oficinas fueron saqueadas y calculan pérdidas de hasta 40.000 euros.

Ahora, más que nunca, nos están pidiendo apoyo. Juntos podemos hacer posible que 400 niños y niñas de preescolar de Bambari, puedan ir al colegio en condiciones dignas.

En situaciones de extrema violencia como ésta, los menores son los más vulnerables, ya que están muy expuestos a sufrir abusos y ser reclutados como soldados por los grupos armados. La escuela es para ellos, el mejor espacio de protección.

¿Ayudamos a los jesuitas en este proyecto? ¡Contamos contigo!