Tiene solo 13 años pero tiene claro que quiere llegar muy lejos. Divine vive en Kisantu, una de las zonas más pobres de RD del Congo. Su familia tiene muy pocos recursos, por eso es la única de sus hermanos que va a la escuela. Los demás tienen que trabajar en el campo para ayudar económicamente y poder sobrevivir.
Como muchas niñas en su situación, después de la escuela debe limpiar la casa, ir a buscar agua y cocinar para toda la familia. Pero siempre encuentra un hueco para hacer las tareas del colegio. Sabe que la educación le abrirá oportunidades y podrá cambiar su vida. Quiere ser una mujer que construye futuro.
En Entreculturas trabajamos en los contextos más vulnerables, como es el caso de RD del Congo, para ofrecer una educación de calidad, una educación capaz de superar las barreras de la pobreza y la desigualdad y de transformar la realidad de miles de niños y niñas como Divine.
Ayúdanos a seguir construyendo futuro a través de la educación.